martes, 21 de mayo de 2013

Punción seca y punción húmeda


Ayer me enteré de algo muy curioso (y no me refiero al vacío perfecto que existe en la cabeza del señor Wert). Resulta que se está poniendo de moda un método alternativo para emborracharse: ahora lo más cool es pegarse la taja usando tampax empapados de alcohol. La cosa consiste en mojar el tampón con, pongamos, orujo e introducirlo por algún orificio próximo a las ingles; luego, las mucosas anales y/o vaginales absorberán el alcohol y, tampax mediante, te sentirás libre y segura a la par que contenta y escocida sin haber probado ni gota. Además, podrás cantar Asturias patria querida sin atufar al de al lado ni vomitar en la acera. Sin duda un descubrimiento muy útil para la humanidad.

Otro descubrimiento curioso y, me atrevo a afirmar que, más beneficioso, es el de la punción seca. Hace un par de semanas lo probé en mis carnes así que os cuento la experiencia: durante el Open de la Salle me empezó a doler intensamente la segunda falange del dedo anular. No soy mujer de fisios pero el dolor y la perspectiva de seis competiciones seguidas me movilizaron para buscar una solución rápida. Así que me puse en manos de Fèlix y ahora, con solo una sesión, el dedo está casi perfecto. Al grano. Fèlix me explicó la técnica, que consiste en clavar una aguja muy fina hasta llegar al punto contracturado –o punto gatillo- y, una vez clavada, menearla adecuadamente. En el momento del pinchazo estaba rígida como una muerta, pero la sensación indolora durante la introducción agujil me relajó un poco. Entonces llegó el momento fatídico en el que noté como un objeto punzante sí identificado clavado en mi antebrazo estimulaba el movimiento espasmódico de mi angustiado dedito. Yo quería aguantar estoicamente pero mi posición corporal semejante a la niña del exorcista delató mi baja tolerancia al dolor. En resumen, es una técnica muy efectiva pero os juro que la próxima vez que me puncionen secamente, me llevo un paquete de támpax y una botella de JB a la consulta y me hago la punción húmeda ahí mismo.

La bolsa aun no se había revelado
Finalmente, os cuento un acontecimiento más, también de índole curiosa. Estaba yo tan contenta en la compe de Zaragoza: reencontrándome con las amigas, calentando, visualizando la vía y demás cosas típicas que suelen hacerse en una competición. Al llegar mi turno y empecé a subir y me noté bien: relajada y concentrada. Entonces, oí como el speaker (también conocido como “el del micro”) empezó a decir cosas. Cosas raras, la verdad. Cosas sobre mí que me hacían aguantar la risa y preguntarme sobre la fuente de información de ese buen hombre. "Ahí está compitiendo Marieta Cartró, de la selección catalana, una triunfadora y firme aspirante al podium". Yo estaba por girarme y decir: ¿es que tenéis pensado matar a la mitad de competidoras? En las competiciones de España acostumbro a quedar siempre en medio del ranking así que no entendía porque este hombre estaba poniendo tantas esperanzas en mí. Justo cuando estaba a punto de dejarme convencer por la retórica del speaker y creerme sus motivantes palabras, la bolsa de magnesio decidió separarse de mí constatando que la gravedad continuaba siendo de 9,8 m/s². Pero seguí escalando, claro, pues tenía al speaker emocionado con tal experimento físico. Entonces, a cuatro movimientos del top, en un fatídico movimiento, caí. Y no por falta de magnesio ni por ser la preferida del speaker en ese momento, caí por no poder hacer el paso, por falta de fuerza. Eso sí, ya que iba a emular a la bolsa de magnesio, al menos hacerlo de manera heroica: quemándome la pierna con la cuerda. 

Por suerte, no todas las competiciones son tan accidentadas para mí, pero es verdad que siempre hay alguien que pringa: desde el que se le caen las gafas, hasta el que se le engancha el pie de gato en una cinta. Como dijo Einstein (o quizá fue Rambo?), la vida es peligrosa.
Campionat de Catalunya, Sant Cugat. Una competición que discurrió tranquilamente.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

això del peu de gat enganxat a un mosquetó d'una cinta, tansols ho havia vist una vegada a la vida, i va ser lo Goula a Disblia, fa una pila d'anys... estavem amb el marciano, i m'enrecordo de no parar de riure,,i el goula cridant de pànic....
I l'altre dia em va passar a mi el mateix, en un dels passos claus d'una via de siurana,,, i no vegis la por que vaig passar,,, per sort va cedir la tireta del peu de gat...

Anónimo dijo...

per cert sóc l'oriol

Lola Steiner dijo...

Maravilloso. Dos referencias al vacio existente en la cocorota de wert el mismo dia, en tu blog y el mio.

Leer a Anna Karenina nos ha convertido en hermanas de Tolstoi. Por tanto, hermanas entre nosotras.

¡qué bonic!

Anónimo dijo...

Coneixen-te, estic segur que quan vas començar a sentir el que et deia l'speaker, automàticament vas deixar de pensar amb l'escalada per pensar en si contestar-li o no. Ja m'hagués agradat veure en persona com et mossegaves la llengua.

Steve Houses

"PACA" dijo...

...i si sucas el tampax en magnèsi...t`enborratxes de grau?

Fard de riure que m`he fet! no sé com ho fas en aquest temps grisos que corren,(.sempre alegre Tu!)
La punció seca,als meus temps,es deia Vudú...

Salut,competició i riure!

pd:m`ha dit un ocellet que el speaker era en Wert...

Lola Steiner dijo...

jojojojo!!! Seria en Wert amb una perruca, per disimular!!

Marieta, m'han calgut 24 hores de reflexió per poder assumir això de la punció via tampax. Jo sabia lo del tripi dins l'ull (mucho más cómodo y práctico que el tradicional debajo la lengua, ande se va a comparar), però el tampax amb ron m'ha tocat la fibra. Sort que et tinc a tu per explicar-me aquestes coses, tot és cultura.

Petons!

Marieta dijo...

Oriol: mira que sou cabrons!! es veu que això no és tan estrany com sembla, a mi ja m'han explicat de varies persones que els hi ha passat. La qüestió és que no em passi davant teu ;p

Lola: lo que Tolstoi unió que no lo separe Wert. Nena, quin èxit el teu post! Enhorabona de nou

Stif: Era impossible no sentir aquell home, realment tampoc em va desconcentrar massa, però es que deia cada cosa (i no només de mi, a un pobre noi li va dir: fijaos, si tiene suerte encadenará, sino...irá al suelo)

Paca: més val pendre-s'ho amb humor!! Al final el que conta és això, intentar passar-ho el millor possible. Per cert, jo crec que la punció seca realment ÉS vudu, però in situ. Apa, una abraçada!