martes, 22 de diciembre de 2009

Una vez más

Tócala de nuevo Sam, la pandereta.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Capacidad de síntesis

Me ha llegado hoy el típico mail que pasea por nuestras bandejas de entrada sobre preguntas de examenes de ESO con respuestas cachondas. En este en concreto, que por cierto me ha enviado mi abuelo que es mi mejor suministrador de correos divertidos, hay una recopilación con algunos exámenes que no había visto nunca. No me he podido resistir y cuelgo aquí uno en especial, el cual me parece sublime.


Eso es capacidad de síntesis -quien la tuviese o tuviera- y lo demás son tonterías. El estudiante propietario de esa respuesta merece la matrícula de honor (o al menos yo se la daría).

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Ginseng coreano, que rima también con sano

Leo lo siguiente: "El Ginseng coreano posee efectos antidepresivos y ansiolíticos. Favorece la actividad mental, aumentando la capacidad de concentración y de memoria; posee una acción antiestrés debido a que aumenta la capacidad de adaptación del organismo a los esfuerzos físicos o psíquicos; tiene un efecto vasorregulador, normalizando la presión arterial; mejora la memoria, el estado psíquico y le permite luchar contra el envejecimiento. Es un estimulante fundamental del metabolismo y del intelecto. ¡El uso de Ginseng coreano favorece el bienestar diariamente! Y, además, es afrodisíaco".

Lo primero que me asalta a la cabeza es cómo he podido vivir hasta ahora sin consumir ese maravilloso producto, lo siguiente que pienso es ya solo en obtener la preciada panacea. Y qué fácil es conseguirlo, en el Caprabo mismo te lo venden.
El sábado por la mañana abro la primera ampolla y, como mujer precavida que soy, tomo solo la mitad del contenido ya que en algún sitio de Internet, de los cientos que he visitado, se aconsejaba empezar tomando poca cantidad para una mejor adaptación al producto. La otra mitad se la doy a Esteve que ya lo tenía convencido tras estar todo el viaje repitiéndole las bondades de la asiática planta.
Contentos y con ganas de escalar nos ponemos a ello en los sectores l'Estret y el Balcó del Segre de Alòs de Balaguer. En la primera vía me siento bien pero, ya en la segunda, comienzo a notar un temblor de piernas poco habitual para la proximidad de chapas existente. "Debe empezar a hacer efecto el mejunje ese", pienso. Esteve no nota nada, aun. Y ya en la tercera vía parezco un colibrí enloquecido: el efecto del ginseng me sobreviene de golpe y comienzo a escalar con tembleque de piernas y tarareando la tediosa canción de Antonio Molina que, sin venir a cuento, me posee (Cocinero, cocinero enciende bien la candela y prepara con esmero un arroz con habichuelas, cocinero, cocinero aprovecha la ocasión que el futuro es muy oscuro, que el futuro es muy oscuro, ayyyyyyy, trabajando en el carbón). Entonces, Esteve empieza a sufrir también la influencia de la fatídica raíz coreana. De ello me doy cuenta ipso facto porque, afortunadamente, el ginseng me vuelve sagaz, y me bastan un par de miradas asesinas para entender que la cosa no marcha bien (para información de todos, Esteve se toma de 5 a 6 cafés diarios y se queda tan pancho, jamás le ha temblado el pulso por ello). De repente, el tío se larga a la caravana para tumbarse. "El afrodisíaco" pensaréis; pues no. "Taquicardias y mala leche"; pues sí.


Aun no vislumbro cómo solo media dosis de la maldita raíz nos pudo afectar cuerpo y mente de tal manera, fueron necesarias un par de horas para recuperar un poco el “seny” y la calma suficientes para volver a escalar. Como entenderéis, ahí acaba nuestra aventura con el mata-ratas coreano ese (no deja de sorprenderme que lo vendan en el súper). Nunca mais.
Al día siguiente, parece que Esteve está desintoxicándose aun del ginseng y parte con sus manitas la chorrera de entrada de la bonita vía "L'Ordre del Fénix", la cual ha quedado un poco coja. En fin, no sé si me explico, que alguien la pruebe y ya nos dirá... El resto de días los pasamos escalando felizmente, siempre rodeados de buena compañía y sin sufrir ningún tipo de masificación -un gran logro para estas fechas-, entre Alòs de Balaguer y les Bruixes.

Esto sí, esto sí que es sano: cruasán gigante vegetal que una amiga trajo a casa la semana pasada con motivo de festejos varios.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Verde que te quiero verde

Estremecida es como me he quedado este finde tras comprobar cómo suben –por las paredes- las nuevas generaciones.
El esperado reencuentro entre Neula y sus dos canguros favoritas se ha dado en la pared de les Bruixes. No sabéis qué envidia siento cuando la perra se lanza, llorando, ladrando y gimiendo como una posesa, contra Silvia y Mariona, las dos niñas que ella adora.

Las Suris ya aprietan en los 7b+.

Este fin de semana los astros nos han sido indulgentes, Esteve se ha hecho con un buen 8a (Fórmula Weekend) y con un 7c+ (Last line) al flash, cantado magistralmente en do menor por Edu –el padre de las niñas, para más señas-. Otros encadenes emocionantes han sido el de Guille, que se ha peleado con un 7c+ para llevárselo a vista y el de Morris, con l'Efecte 2000 (8a). Por lo que a mí concierne, me he desquitado totalmente del maldito resbalón de la última competición: he encadenado mi primer 8a+ (l’Adreçador).

Leer “Mi primer loquesea”, es algo que me trae confusos recuerdos. Veréis, yo tenía un libro titulado “Mi primer diccionario de inglés” que era de la casa Disney y que mi madre me regaló con la ilusión de que aprendiese el idioma de la Commonwealth de manera prematura. Día sí y día también, empezábamos juntas a leernos la primera lección que iba de unas ardillas del demonio, que se despertaban contentas para ir al cole. “A ver, lee” me decía mi madre. Y yo, obediente como siempre he sido, leía lo que sigue “Little chipmunck has just awakened”, con la esperanza de que el conocimiento de la lengua inglesa acudiese a mi infusamente pero con una pronunciación que pronosticaba todo lo contrario.
Más adelante tuve “Mi primer diario”, una libretita de tapas rosas y doradas letras que rezaban la dichosa frase, con candado en forma de corazón, en la que, se suponía, tenía que escribir mis experiencias diarias para ordenar mis pensamientos más íntimos. Pero lo único que lograba escribir allí era el menú del cole. A veces intento entender porque hacía eso y la única conclusión plausible que se me ocurre es que me disgustaba tanto la comida que nos daban que necesitaba escribirlo para dar fe de ello. Ya no sé a cuento de qué venía todo esto, realmente empiezo a chochear (y con esta bonita palabra acabo de tirar por suelo todo resto de buena reputación que pudiese tener).

Como veis el verde está de moda. (Faltabas tú, Helena, ¿donde está tu chaqueta verde? Oye, que si ya no te gusta me la das…)

Y volviendo al tema escalada, decir que algo le ha pasado al camino de les Bruixes (ya sé que es evidente, pero puntualizaré: entre el sector y la miniferrata), que está más patinoso que nunca y donde tres de cada cuatro escaladores pierden el equilibrio con opción a caer de culo.
¿Será por la masificación? No lo sé, pero Esteve me contó que hace un par de semanas estaba el sector lleno hasta la bandera de escaladores que habían llegado en autocar, el cual estaba aparcado al lado de la presa.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Un desliz

“Esto no me puede estar pasando a mi” es lo primero que pensé inmediatamente después de resbalar y caer a la altura de la cuarta o quinta presa, este sábado en IFEMA. Sí, me caí tan precipitadamente que, en cuanto pisé suelo, casi albergaba la falsa esperanza de que me dejasen volver a intentarlo, pensamiento que deseché al oír el cálido aplauso del público que me supo más a compasión que a otra cosa y que me devolvió a la cruda realidad.
Caer por un resbalón es un trago tan amargo que te escuece el alma (intento ponerme en plan trágico, perdonadme), y lo último que te apetece es estar de buenas, sin embargo, quería y debía encajarlo con estilo y deportividad, así que sonreí y saludé mientras intentaba buscar culpables hallando una única acusación: la de mi propia actuación. Y así, con esta estelar intervención, concluí mi recital en la vía de la final de la última prueba de la Copa de España de Escalada de dificultad.



Debo deciros que cuando te pasa algo tan inesperado y definitivo, aparte de la sorpresa y de la cara de tonto que se te queda, te posee una rabia inenarrable la cual te invita a usar la esfera craneal, mal llamada cabeza, para intentar abrir un boquete en la pared.
Ahora ya está digerido y me queda en el recuerdo la buena muestra de comprensión de algunos compañeros, conocidos y, sobre todo, de mis amigas que, con sus historias de caídas por resbalón en competiciones nacionales e internacionales, me aliviaron momentáneamente. Ya sabéis, mal de muchos

lunes, 2 de noviembre de 2009

Con cariño y respeto

Esteve es, sin lugar a dudas, mi mejor compañero de cordada desde que me inicié en esta actividad vertical, años ha. Entre él y yo siempre ha existido una camaradería y una compenetración que ya la quisieran Oliver y Benji, los hermanos Pimpinela o Millet y Montull, fruto de largas jornadas dándonos cuerda mutuamente. Así es, nos llevamos notablemente bien y nos conocemos lo suficiente como para descubrir sin problemas los instantes en los que el otro se halla en estado de aturdimiento general colgado ante una vía. Son esos momentos en los que sabes que la mayor ayuda es el silencio, porque si hablas en son de auxilio, la confianza -nacida de tan bellas etapas de lactato y magnesio- hará aparición en forma de ofensas, improperios y tacos variados.

Qué bonita estampa: trabajo en grupo, colaboración y dolor de riñones.

Cuando el que escala es ÉL
Hombres, sois muy pesados (Dios mío, qué estoy diciendo…). Me explicaré desde el cariño y el respeto: Caballeros, es una mala estrategia, para aquellos cuyo peso –de ahí lo de pesados, no os mosqueéis todavía- sobrepasa en un 50% el peso de vuestro asegurador, pedir que os pillen no dejando ni un milímetro de cuerda entre vuestro nudo y el mosquetón, ilusos. Tan difícil es entender que cuando caéis, los aseguradores que pesamos menos, salimos disparados hacia el infinito y más allá –dinamizando la caída, mostraos agradecidos- y que, por tanto, vais a caer mucho más de lo deseado. Tan complicado es darse cuenta que intentar gusanear cuando tienes 4 metros de cuerda por encima de tu cabeza –en medio de un desplome de 30º-, con la inestimable ayuda del peso pluma de tu asegurador, es casi siempre, una tarea ardua a la par que cansina. Aprended la lección de una vez y dejad los resoplidos y las quejas para cuando os tengáis que deslomar, como muchas de nosotras, asegurando a algún lozano elemento de serrano cuerpo -desde el cariño y el respeto, he dicho- que doble vuestro propio peso.

Cuando la que escala es ELLA
El mundo es perfecto cuando la mujer escala y no hay nada más que objetar.

...tras dos días pensando en algo negativo que decir respecto a las escaladoras (y es que durante las primeras 47 horas solo se me han ocurrido agravios para con los hombres; tengo material para escribir mínimo 100 posts, pero mejor me callo)...


Vaaaaale, ya lo tengo, pero no os hagáis ilusiones. Lo que ahora voy a explicar no es exclusivo de la sección femenina de la escalada, aunque sí es más habitual hallarlo en ellas que en ellos. Debo decir, antes de nada y en defensa del propio sexo, que cualquier queja que podamos emitir es siempre suscitada por vosotros y, por tanto, apropiada y merecida. El caso es que, hablo desde la experiencia personal –y desde el respeto y el cariño, ya puestos-, las mujeres no soportamos que nos digan cómo hay que realizar los pasos de una vía cuando, tras intentarlo tal y como nos han dictado,

1- La dislexia nos ataca y, como resultado, no sale el paso y caemos.
O bien,
2- El movimiento es morfológicamente imposible y, como resultado, no sale el paso y caemos.

En ambos casos la culpa es SIEMPRE de él por abrir la boca y, encima, por hacerlo tan mal y confundirnos. Entonces, enfadadas irRacionalmente por la mala calidad de la información, decimos cosas muy feas como por ejemplo: “¿Cómo querías que fuese de ese canto a ese otro? ¡Si no llego! Tendría que haber cogido ese bidedo -que para ti es un monodedo, por cierto-”.
Y si la respuesta es al más puro estilo Poncio Pilato: “pues haberlo cogido, a mi qué me explicas”, entonces ya la habéis cagado para lo que queda de vía y la siguiente, al menos. Perdón, me he equivocado, quería decir que ya la habéis cagado para lo que queda de vida y la siguiente, al menos.

domingo, 18 de octubre de 2009

Sant Cugat escala: el musical

El manojo de campeonatos y copas de bloque y de escalada de dificultad de Catalunya para el 2009 dio su suspiro final este sábado en Sant Cugat del Vallès donde se celebró la última compe catalana oficial del año. Fue una compe muy larga, demasiado. Aunque obviando este aspecto negativo, todo lo demás me pareció, como poco, muy positivo: Las vías excelentes, el ambiente distendido y los bocadillos ricos.

Foto cortesía de la familia Alsina. Merci, macos!

Mi actuación fue la misma de siempre en las competiciones de dificultad de estos dos últimos años: segunda, tras la inamovible Helena y presionada, cada vez más, por la ascendente Paula. Debería romperles las patas de una vez por todas, pero les tengo ya demasiado cariño. Así que continuaré intentando “my best” y dejaré las agresiones para otro momento en que las bondades de la amistad no me obnubilen (palabra fea donde las haya).
En cuanto a los resultados generales, como habéis podido observar de un tiempo a esta parte, ya no los publico, porque –y aquí podría empezar a escudarme con un tratado sobre el valor de una posición en el podium como falso elevador de la autoestima- no me acuerdo.

La inspiración me juega malas pasadas...

Lo que sí me gustaría explicar, es la acertada idea de Quino, uno de los organizadores, el cual nos pidió que escogiésemos una canción para que sonase mientras escalábamos la vía de la final. Eso fue objeto de las más variopintas discusiones y, además, dejó entrever los gustos musicales de cada uno. Yo personalmente me tiré a los clásicos (que mal ha sonado eso) y escogí Jumping Jack Flash de los Rollings que disfruté hasta la mitad de la vía –sí, escalo lenta- para dejar lugar a un acertado Paint it Black que sonó hasta que lo ví todo negro (¿lo pilláis, lo pilláis?) y me caí. También sonaron temas de The Killers, Rage Against The Machine, Sopa de cabra y otros tantos que tenían un denominador común: la motivación del escalador. ¡Muy buena iniciativa!


martes, 13 de octubre de 2009

Como una cabrita

Releo un post que escribí en Noviembre del 2007 tras el encadene de Esteve en A cravita, un mítico 8a de Las Ventanas, y recuerdo perfectamente las sensaciones e ideas que me venían a la cabeza acerca de esa vía. Hablo con total sinceridad cuando os digo que en ese momento jamás pensé que podría, siquiera, subir de cinta en cinta hasta la reunión de esa vía. No tanto por la dificultad sino por la componente psicológica que, a mi parecer, entraña (lance saltándose una cinta con el consecuente aleje). Hace menos de un mes que decidí armarme de valor y emprender lo que mi miedosa mente se negaba a proponer: probar esa ruta e intentar encadenarla. Me parece fascinante que uno mismo pueda sorprenderse de sus propios actos. Pero en mi caso -y creo que en el de muchos-, no es la primera vez que mis capacidades me desconciertan agradablemente. Así que la experiencia me dice que sí, que debo intentar aquello que quiero aunque ahora me parezca inalcanzable. Debería aprender de una vez que aquello que yo creo imposible se puede convertir en un hecho factible.


Fotos de Oriol realizadas durante el encadene (menos mal que las echó con nuestra cámara...). Merci, bou.

Total, que toda esta parrafada para deciros lo que a estas alturas ya os imagináis: Que he encadenado A cravita. Pero del grupillo que estábamos, no he sido la única en alcanzar un objetivo personal: Andrea, la amiga australiana, ha entrado en el 8a+ encadenando, tras una lucha sin parangón, The Kings of Metal. Esteve, por su parte, se ha pasado el fin de semana intentando una vía que tiene atravesada y, aunque le ha puesto mucho interés, no lo ha logrado; en cambio, se ha paseado por Montserrat (8a/+) y El lado oscuro de la fuerza (8a+). Y el resto de amigos han estado liados con sus proyectos, que ya saldrán si la fuerza, la motivación y la confianza (sobre todo esto último) acompañan.

Como decía Edu de Madriz "Venga que la partes". Esteve, que hoy cumple años y está que echa chispas.

Desconfiados e incrédulos de nuestras posibilidades, unámonos -unión simbólica, eh? rollo compartir experiencias- y creamos más en nosotros mismos.

lunes, 5 de octubre de 2009

Doug & Andrea

Andrea y Doug son dos escaladores australianos de 23 y 27 años respectivamente. Los conocimos este verano en Céüse y, como la mayoría de sus compatriotas con los que hemos tratado, su afabilidad se ganó nuestra simpatía y cariño. Ahora les hemos seguido la pista hasta Rodellar para reencontrarnos. De paso, se nos ocurrió realizarles una entrevista para el blog y el resultado es este: una serie de preguntas y respuestas absolutamente espontáneas, en el sector de Las Ventanas, entre pegue y pegue.

Tenemos fotos, pero toda la responsabilidad recae ahora mismo sobre el fotógrafo (Oriol, fes el favor) que pone mil excusas en vez de pasármelas.


¿Cuándo decidisteis emprender este viaje?

A. cuando acabé la universidad, unos amigos me contaron sobre su viaje a Europa. Entonces decidí trabajar y ahorrar para hacer un viaje largo. De eso hace al menos 2 años.
D. Yo lo decidí al último minuto.

¿Alguna vez habíais hecho un viaje de estas características?

A. Mi viaje más largo hasta entonces había sido de un mes.

¿Dónde planeasteis ir a escalar?

A. Exclusivamente a Europa. Primero tenía pensado hacer un viaje de 6 meses…luego pasaron a ser 12, hehe

¿Cuándo llegasteis?

A. En mayo.
D. Yo llegué en Julio y me uní al viaje de Andrea.
A. Y acabaremos el viaje en mayo.

¿Teníais pensado ya los sectores que visitaríais de antemano?

A. Yo tenía pensado ir a Céüse, Arco, Fontainebleau, Frankenjura, ..., pero nunca había estado en Europa.
D. Yo solo había estado una vez en el Chorro.

¿Cuál es, hasta la fecha, vuestra escuela favorita?

A. Rodellar es mi favorita
D. También, Rodellar

¿No preferís Céüse?

A&D. No

Y, por el momento, ¿qué vía es la que os ha gustado más?

D. Gracias Fina (8a)
A. Yo no he hecho aún Gracias Fina… hmmmm, quizás Acravita (8a).

¿Cuál ha sido el mayor problema con el que os habéis encontrado hasta ahora?

D. El idioma es siempre un problema.
A. Lo más difícil fue comprar un coche en Polonia, por el idioma.
D. Por suerte, mi hermano vive en Polonia y nos pudo ayudar; gracias también a sus contactos allí. Nos costó dos semanas.

¿Ya sabéis a dónde vais a ir las próximas semanas y meses?

D. Sí, estaremos aquí hasta que llueva
O nieve (cae magnesio de un escalador que está escalando Philippe cuisinere, justo encima nuestro)
D. Y luego Kalymnos. Pero antes, si llueve, iremos a Terradets. En Kalymnos estaremos hasta finales de noviembre y entonces, al volver, estaremos en España durante el invierno. A. Veremos lo frío que es… Quizás vayamos a Fontainebleau en febrero-marzo.

Qué frío...però buena adherencia, ¿no?

A. Sí, más fricción

¿Tenéis alguna expectativa acerca de mejorar vuestro máximo grado alcanzado?

D. Yo solo quiero escalar buenas vías. Quizás mejorar, pero sobre todo escalar.
A. Igual que él.

¿Cuál era vuestro grado máximo antes de empezar el viaje?

D. 8a
A. Lo mismo para mí. En “casa” hice dos 8a.

Pues ahora podréis hacer un montón de vías duras.

A. O intentarlo.

¿Echáis en falta vuestra familia y amigos?

D. Yo pienso en ellos, aunque igualmente no los veía muy a menudo. Pero será bonito reencontrarnos después de tanto tiempo.
A. Yo aun vivo con mi madre. Nos encontramos hace unas tres semanas, en Suiza, y estuvimos juntas otras dos semanas. La despedida fue triste y ella empezó a llorar.

Pero por suerte hoy en día nos podemos llamar y escribir e-mails.

A. Sí...
D. También usamos el Skype, es barato…

¿Qué piensa vuestra familia acerca de este viaje?

D. hmmm…
A. Mi madre piensa que estoy loca! Mis amigos, en cambio, no.

Hemos conocido muchos australianos que también han emprendido un viaje como el vuestro. ¿Creéis que los australianos tienen un carácter aventurero?

D. Los australianos, cuando venimos a Europa, intentamos estar durante un largo periodo de tiempo. Estamos muy lejos y no es fácil viajar hasta aquí. Para un inglés, por ejemplo, es muy fácil coger un vuelo y venir aquí. Así que la distancia es el motivo principal para estar tanto tiempo de viaje.

(Y a mí que Inglaterra me parecía lejos…)

D. Las mismas distancias que nosotros recorremos por Australia, también las recorremos aquí, con la diferencia de que aquí saltas de un país a otro.
A. hehehe

Australia es un continente (gran reflexión de la geógrafa que llevo dentro)

D. Sí, es grande.

Y lejano (…)

A. En Europa tenéis vuelos baratos a los países vecinos como Italia o Francia y podéis ir para unos pocos días o semanas. Para nosotros, un viaje a Europa de dos semanas no nos sale a cuenta.

Queda patente que sí, que Australia es muy grande.

¿Queréis decir algo más?

D. Me gusta España, más que Francia.

Habéis aprendido a decir ya varias cosas en español…

D. Sí, y he aprendido a no dejar mis zapatillas bajo el coche: me las robaron

Y más cosas…

D. Sí, contar hasta diez.
A. Cuánto cuesta?
D. Venga bicho! chupito…
A. Neula, vine aquí.

(Tras acabar la entrevista, también aprendieron lo que es un “Bou”, o al menos parecieron satisfechos con nuestra explicación. En cuanto Andrea se dispuso a probar The Kings of Metal, Doug soltó un “Vinga Bou” tan auténtico que por un momento pensé en si tendrían ascendientes de Manresa)


¡Disfrutad mucho de este viaje!


lunes, 28 de septiembre de 2009

Trini la que mata

Dice así una canción que no tiene desperdicio de L'Anna Roig i l'ombre de ton chien: "Em dic Trini Sánchez Mata, pero em diuen Trini, Trini la que mata." Con este estribillo pegadizo he convivido durante todo el fin de semana. Y menos mal que tenía la canción de marras en la sesera porque solo me ha hecho bien. Llevaba varios días con un solo tema rondando en la cabeza y el hecho de poder escuchar y cantar (o, en mi caso, intentarlo) algo tan gracioso y banal me ha devuelto a mi estado habitual de felicidad: compes, sudokus, vías y demás tonterías. (La rima da fe de que así es).

Disco sorprendente y encantador, me tienen enamorá.

Resulta que la informadora madre me ha pasado unos vídeos "esgarrifosos" que me han hecho indagar en el tema para "esgarrifarme" todavía más. Desde que lo vi, llevo varios días con los pelos como escarpias -lo cual es fastidioso pues no facilita la depilación-, pensamientos reiterados sobre lo mismo -lo cual también es fastidioso pues una se olvida hasta de la depilación- y, lo que es peor, dando la vara a todo aquel que me rodea -cosa que imagino más fastidiosa todavía para mis allegados puesto que la depilación, como habéis podido ver, no pudo ser ejecutada-. Por suerte, las piernas peludas tienen fácil solución, lo otro, no.

Una de las cosas que más me saca de quicio acerca de lo que ahora os enlazaré es la nula difusión de esta información por parte de todos los medios de comunicación "oficiales" y "serios". Así que voy a aportar mi granito de arena, con este post, contra la desinformación a la que nos tienen sometidos.

Se trata de los archiconocidos acontecimientos del 11-S. Os dejo aquí uno de los muchísimos vídeos que existen al respecto el cual va desmontando toda la versión oficial con argumentos irrefutables basados en evidencias fidedignas y apoyado por la asociación de familiares de víctimas del 11-s. Yo no he sacado conclusiones aun pero es que me asusta hacerlo. Si tenéis un rato, por favor, insisto, miradlo. Y luego, si os parece que también os han tomado el pelo, difundidlo.

Trini, al lado de esos, es un ángel bendito.

martes, 15 de septiembre de 2009

El nudo infinito

Antes de ir a Mallorca para escalar sobre los acantilados costeros (aka psicobloc, fliñar, DWS) me asaltaba la duda de si realmente iba a pasar tanto miedo como imaginaba. Y no me ha sorprendido lo más mínimo que el presentimiento se haya cumplido: acojone total. No obstante, la cosa tiene su aquel y hemos disfrutado de estos tres días a modo de “fin de fiesta” –se acabaron las vacaciones-. Conclusión: prefiero la cuerda.


Y ahora ya sí, la vuelta a la rutina es un hecho. Ayer volví al búlder tras varios meses de gustosa abstinencia. Abrí la puerta y el olor de madera, de magnesio y, para qué engañarnos, de la típica roña plafonera, me pareció entrañable. Me senté en un escalón y con mis ojillos miopes escudriñé el lugar que tan familiar me es y constaté dos cosas: la primera es que estoy cada vez más miope (¿hasta cuando sin gafas? El tiempo y las farolas lo dirán) y la segunda es que me han pasado las vacaciones volando, es más, de momento tengo la sensación de que mi vida está pasando muy deprisa y que se acelera vertiginosamente. Tras algunos pensamientos más de dudosa calidad, los cuales se pueden clasificar perfectamente en el ámbito de la filosofía barata, me levanté, encendí la radio y empecé, de nuevo y con ilusión, otra temporada de roca y resina.


Cala Varques o Cala vaques? Estos simpáticos bóvidos se pasaban el día tomando el sol en la playa y buscando comida entre los muchos campamentos de escaladores que hay allí.


Esteve, muy macho él, no se conforma con tirarse de palillo. O eso pensé yo al verlo caer con esa pose tan... dolorosa? Preguntadle qué tal.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Liberté, égalité, fraternité, escalade

Nous sommes là! Que según la traducción que me ha chivado Google es “Ya hemos llegado!”. Sí, he tenido que recurrir al Todopoderoso porque aunque hayamos estado rodeados de gabachos durante este último mes, mi adaptación a la lengua franca ha sido escasa (d’on no n’hi ha no en raja). Y mira que le he puesto buena voluntad: me compré un diccionario, cada día me leía el Dauphiné Libéré y he tomado más queso y vino que nunca. A Esteve le ha funcionado, será porque aun ha zampado más queso y tragado más vino, o sino no me lo explico. El jodío, que es más expansivo que un parabolt, ya habla francés, o eso parece cuando las francesas le ríen las gracias. (Y no veas la rabia que me da, no por lo de las G.G.G -Galas Guarras Graciosas- sino porque la entendida en estos temas de alta intelectualidad y sabiduría est moi. Pues se ve que no.)
Hoy he leído unos cuantos correos de supuestos amigos y amigas que se preocupan porque tengo demasiadas vacaciones –a eso le llamo yo endivias al roquefort- pero no me preguntan, ni por asomo, cómo lo hemos pasado. Y como estoy deseosa de pelar la pava pues me lo voy a preguntar y a responder yo misma, écoutez s.v.p.
¿Qué tal? Pues muy bien: hemos coincidido con amigos madrileños y con Javi y Cris; hemos conocido a unos australianos que se van a estar un añito por Europa; hemos hecho turismo; hemos aprendido a cocinar paella –bajo las teleórdenes de mi santa madre-; hemos aprendido a que hay que dejar la alarma de la autocaravana siempre conectada (nos robaron 10 euros, ya ves tú, pero el susto que te pegan no tiene precio); hemos aprendido a hacer Sudokus –y ya sabéis lo obsesiva que me vuelvo con estos jueguecitos, me dan hasta taquicardias. Eso sí, los acabo todos: retadme-; hemos leído a Stieg Larsson (de los cojones como diría Lisbeth) y, finalmente, hemos escalado, escalado y escalado.

Marineros de agua dulce por el lago de Annecy.

Y ahora os contaré por donde hemos practicado tan noble deporte, añadiendo algún comentario ilustrativo, como hacen los buenos bloggers al volver de vacaciones y yo no seré menos:

Saint Léger du Ventoux
Hemos escalado dos días en la cara norte y en la este –por la tarde-. Demasiado calor pour l’eté. Las vías son muy buenas pero algunas están equipadas a la francesa (a alguna vía también le iría bien el acrónimo de G.G.G); dos chapas juntas y luego un aleje de la muerte totalmente innecesario bajo mi cobarde punto de vista.

Céüse
La niña de mis ojos. Hemos escalado un total de ocho días (o sea, ocho veces subir y ocho veces bajar ESA cuesta, ahí es na). Vías de lujo y temperatura variable según día, hora y sector. Mucha gente hasta la tercera semana de agosto, luego éxodo inexplicable pero altamente agradable para los cuatro gatos que quedábamos por ahí.

La guarrada. Creo que la foto habla sola aunque en directo la escena ganaba más: carteles indicativos pero gente guarra, maleducada e incívica. Luego no nos dejarán aparcar más ahí y nos joderemos todos.

La Balme de Yenne
La niña de los ojos de Stif, que no ha parado de encadenar (como pseudoentrenadora aficionada que soy puedo afirmar que he creado un monstruo). Andrés de Madrid nos recomendó este sector y menos mal que le hicimos caso. Los días de la ola de calor pudimos escalar en este muro de chorreras a la sombra. Reseñas aquí, en la web de Charlotte Durif.


Y ya está, diría c’est fini pero es tan típico que paso. Pondré otra cosa mejor, directamente copiando del traductor: Il vaut mieux se taire et paraître stupide que de parler et finalement dissiper les doutes. ¿Quién dijo tan sabias palabras?

Me voy a hacer un sudoku.

martes, 4 de agosto de 2009

Por los prados

El valle del prado, Mattertal, así es como le llaman los suizos alemanes al valle donde se hallan la pintoresca población de Zermatt y la montaña más fotografiada del mundo: el Cervino. Me llama la atención que el apodo alemán del archiconocido monte -Matterhorn-, venga a significar 'la montaña del prado'...y ¡menudo prado! del prado empinado sería bastante más apropiado; pero no seré yo quien contradiga a los oriundos del lugar que dan miedo hasta cuando son agradecidos: dicen 'danke' pero a mi siempre me suena a 'tanque'.

Mi tío, un licenciao alpino, y mi padre...un verdadero Doctor honoris causa en organización y conocimiento de la montaña: moltes gràcies!

A lo que iba, Zermatt guarda mucho encanto aunque parte de él sea artificioso o forzado ya que el turismo es su única y abundosa fuente económica. Pero aunque haya perdido parte de la autenticidad que pueda tener, por ejemplo, la cercana población de Saas Fee, a mi no me molesta ni pizca y me dejo encandilar dócilmente por ese decorado alpino perfecto. Nunca jamás he visto un lugar tan rabiosamente bucólico con el aliciente montañero y geológico de la veintena de cuatro miles asediados por glaciares que rodean la zona. Pues en ese paraíso de nieve, roca y florecillas campestres hemos pasado está última semana. Por ahí he triscado junto a mi padre, tíos, prima y amigos.

Es la primera vez que éramos más mujeres que hombres (8 a 6), los italianos flipaban.

En cuanto a nuestra actividad alpina, se han subido tres cuatro miles: Castor (4.228m) , Pollux (4.091m) y Alphubel (4.206m), y un tres mil: Platthorn (3.345m); hemos hecho una vía ferrata de 4-5 horas (Klettersteig Schweifine -anda que no se quedan a gusto con esos nombres-) y también una excursión al refu del Cervino (Hornlihütte, 3.260m).

La ferrata, muy recomendable.

Las piernas, al contrario que las neuronas -que las pobres acusaron la falta de oxígeno-, me han quedado muy tonificadas, por así decirlo. Estoy segura de que este año la cuesta de Céüse será menos "costosa" (ya sería triste que después del tute alpino no suba el desnivel de 500 metrillos de na con alegría, ni que sea subir con una tímida sonrisa, no pido más...pero la intuición me dice que voy a sacar la lengua igualmente, en fin...)
Y para volver con alegría y un buen recuerdo de Zermatt, me he traído un reloj -en Suiza hasta el más tonto hace relojes, dicen-, chocolate -regalo original donde los haya-, un par de pongos -regalo original y cabrón donde los haya- y un catarro de tos y estornudos que parece aterrar a todo el mundo. La gente huye de mi lado mientras yo insinúo que he pillado la gripe A. Una ya no puede ni resfriarse tranquila.

Aquí con Rous, otra que ahora mismo pasea su catarro -si es que hasta eso hacemos juntas, qué cansinas- por NYC.

La grande cordée, dicen, pero y si llega a caer una en la rimaya o en la arista, las otras dos van detrás fijo...Eso es amistad (o falta de fuerza) y lo demás son tonterías.

lunes, 20 de julio de 2009

Parques

Últimamente no atinamos demasiado eligiendo sector para escalar el fin de semana porque escogemos las vías en función de la motivación y no de la temperatura estival.

-Parque Jurásico-
El viernes, salimos del curro a toda leche para ir al recomendado Cavallers, haciendo escala en el sector que hay llegando a Pont de Suert: Jurassic Wall. Nos estrenamos en esta pequeña escuela ya entrada la tarde. Como el bosque es frondoso, los árboles tocan la pared y tanto Esteve como yo estamos miopes –y cada uno espera a que el otro se ponga gafas primero, cosa que no sucederá hasta que nos aticemos con alguna farola-, los primeros metros de cada vía se nos antojaron un poco oscuros. Eso no quita que las pocas rutas que probamos nos pareciesen muy buenas: placa técnica vertical y poco sobada. Este sector ha sido la sorpresa agradable del fin de semana.

Los mosquitos tamaño pterodáctilo atacan de nuevo. Esteve (espero que nadie dudase de la propiedad de ese brazo) traía la picada desde casa, en el Penedès los tenemos bien alimentados.

-Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici-
Al día siguiente, ya en Cavallers, nos levantamos a las tantas después de hacer el lirón durante 11 horas –menudo susto me pegué al mirar el reloj-. Así, con este horario de dominguero totalmente fuera de sitio para el montañoso entorno, empezamos a andar hacia nuestro objetivo: el sector Tabletom donde, dicen, está el mejor 7b+ de Pirineos.
Tras dos horas de agradable pateo llegamos al fresco –por no decir frío, por no decir helado- sector. Y mientras mi congelada persona se arrastraba por la célebre fisura, con la ayuda de todo lo que la madre Gaia y Esteve habían puesto ante mí, sufrí una enajenación mental transitoria tal que me entraron ganas de picar pies por doquier. Solo puedo decir una cosa: no está hecha la miel para la boca del burro; creo que no estoy capacitada para apreciar lo suficiente esa escalada. Será fruto de mi patosura ante los pasos sobre el supuestamente adherente granito (granodiorita tardoherciniana, apunte geológico repipi) o quizás sea el pánico a caer encendiéndome como una cerilla por esas placas tumbadas pero a mi no me pilláis más escalando ahí: antes me meto en la vía más técnica de Siurana (y con eso lo digo todo). Eso sí, el sitio precioso, vale la pena ir ni que sea de excursión.

No, no está meando.

(Oriol(s), moltes gràcies per les indicacions, hem fet servir més els vostres correus electrònics que la guia...però no hem sabut estar a l’alçada).

-Parque de atracciones-
El domingo, con las ganas de escalar acumuladas de la jornada anterior, nos la jugamos yendo a les Bruixes. Sabíamos que podía hacer mucho calor y también sabíamos que solo se puede escalar hasta las dos, pero el ansia de chorreras nos dio agallas y a las 9 de la mañana ya estábamos a pie de la Jam Session, dispuestos a calentar.

Jam Session, clásico 7b de la zona.

Y, la verdad, creo que hacía días que no disfrutaba tanto escalando: brisa fresca, vías de lujo y totalmente solos.

Para que veáis que no miento.

L'adreçador, un 8a+ para babear.

Qué difícil es acertar el tiro, joer.

lunes, 13 de julio de 2009

Qué sofoco!

Demasiado calor para disfrutar de la escalada: calor en Tres Ponts, calor en Rodellar y calor allá donde vamos.
Por suerte, he encontrado la motivación observando, entre otras cosas, las musculosas piernas de los ciclistas del Tour de Francia.
Allez, allez!


Por cierto, yo ya se quién va a ganar. ¿Y vosotros?


martes, 30 de junio de 2009

Petardos varios

Muchos petardos, y no precisamente de San Juan, son los que encendieron los promotores, arquitectos y propietarios que idearon el complejo hotelero – balneario – resort o comoquiera que se llame esa aberración edificada en Panticosa.
Se trata de unas construcciones que varían entre el parking de cemento de tres pisos, inacabado, pasando por un spa de diseño ondulante con luces a lo encuentros en la tercera fase, hasta un hotel venido a menos, estilo pompas fúnebres para fiambres forrados de pasta. Todo ello en un maravilloso entorno pirenaico donde lo único armónico es el antiguo balneario y el refugio de la Casa de Piedra, que, curiosamente, van a trasladar montaña arriba. Ayer mismo leía en la Desnivel que mañana, primero de julio, van a cerrar definitivamente el negocio –Panticosa resort-. La inversión millonaria a tomar aire, pero en cuanto a las feto-construcciones, a ver quién es el guapo que las quita.
Todo esto os lo cuento porque este fin de semana hemos estado un grupo de amigos y familiares de excursión por esos parajes donde hemos comprobado in situ la magnitud de la tragedia.

Aquí estamos todos: padres, primos, geolocas, perra, stif y amigos para dar y vender (sí, siempre he cuidado mucho de mis amistades).

A parte de mostrar mi indignación ante tal despilfarro de dinero y hormigón, también os diré que estoy muy contenta tras estos cinco días de fiesta. Empezamos celebrando el San Juan en Rodellar con amigos, titos y primos varios y donde Esteve encadenó la dura Kings of Metal: primero se hizo con el largo de 7c+ y finalmente con el segundo (8a+). El chaval lo hizo bien, pero yo creo que debería empezar a hacer como algunos ‘pofesionales’ del gremio que se deshacen en halagos para con su entrenador, contrato mediante. Y eso que yo, en calidad de entrenadora aficionada, no le cobro un duro ni le hago firmar nada…¿Debería? (No aceptaré comentarios maliciosos, con el mío basta). Servidora también encadenó el primer largo de la misma vía, al día siguiente y tras dormir –por fin- 9 horas seguidas.

Probando la Vara del Florentino...y no veas qué vara más dura.

Pero no acabaron aquí nuestras hazañas, dignas de la Ilíada (la de Homero –Simpson- donde corría la cerveza en vez de la sangre). El sábado subimos al Garmo Negro acompañados de Neula la cual subió su primer tresmil. La perra va sobrada, llegó a la cima antes que yo y se hartó a comer de lo que todo el mundo le dio.
- Eres una petarda.
Chitón.

Cualquier parecido con Norman Bates (sí hombre, el de Psicosis) es pura casualidad, no os asustéis, quiero ser vuestra amiga.

lunes, 22 de junio de 2009

Hola, Verano

"Et queden 30 segons" dijo el arbitro mientras yo reposaba sosegadamente a 2 chapas de la reunión en la vía de la final femenina del Campionat de Catalunya. No recordaba que tenía un tiempo límite así que me sorprendió oír eso. Entonces miré hacia arriba y ya solo quedaba una placa de ñapitas que intenté resolver velozmente aun sabiendo que no se me da nada bien escalar rápido. Por suerte, el speaker me achuchaba informando del crono cada pocos segundos lo cual aumentaba mi prisa (y eso sí que me va bien, me gusta la presión). A diez segundos del final tuve que pasar de la última chapa, coger el top y chapar todo lo chapable. Cinco segundos me sobraron. A Helena también le sobraron cinco -minutos- al encadenar la misma vía lo cual nos llevó a ambas a una superfinal.

Nos dijeron que íbamos a desempatar probando la ruta de los tíos. "Ah, vale" dijo Helena. "Estáis locos" pensé yo: cómo quieren que una se suba por donde hace un momento acaba de caer el mismísimo Ramón Julian (Campeón de la prueba). Pensé que no podría ni levantar los pies del suelo y me invadió una desagradable sensación de nerviosismo. "Vaya...pues si que soy impresionable" pensaba para mis acojonados adentros. Y así de templada salí hacia la vía masculina cogiendo cada presa con la mano equivocada y haciendo mucha más fuerza de la que necesitaba: tensa y agarrotada, a tomar por el culo el glamour. Caí merecidamente en la tercera, hecho que significó una segunda plaza en el podium.

Fotos cortesía de Paula Alsina.

Pero estoy contenta: contenta por el resultado, sí, pero más contenta aun porque SE ACABARON LAS COMPES hasta septiembre, por fin llegó el verano! Me lo paso muy bien compitiendo, pero al final me saturo y necesito salir al campo. Y eso es lo que voy a hacer a partir de ahora: apartad a las cabras que voy!

domingo, 14 de junio de 2009

Vilablok y más

¡Menudo calor! Hoy me he tomado el día de relax total. Al levantarme he pensado que quizás he elegido mal pero tras salir al patio a primera hora y notar el golpe de calor en el cuerpo no he podido más que tumbarme en el sofá y dedicarme a los placeres de la lectura y el gazpacho fresco. Y con este trepidante ritmo me ha dado pereza hasta escribir en el blog, pero aquí estoy tras una larga siesta. No recordaba lo bien que sienta todo esto –ya lo dicen, una vez al año no hace daño-.

Empiezo el post de hoy presentándoos una novedad: el blog de Helena Alemán. Ella no quiere que se le haga propaganda pero a mi eso me la sopla. Esta chicuela tiene mucho que contarnos sobre sus escaladas que narrará con su especial visión de la vida y la humildad que la caracteriza. (Lo siento, Helena, si no te gusta la culpa es de Jaume que me insta a desobedecerte).

También voy a contaros como fue la penúltima competición de la temporada primavera-verano celebrada ayer en Vilafranca del Penedès (aka Vilatranca del Penedret). Se trata de la segunda edición del Vilablok, la mejor compe de todo el año donde, aparte de probar unos bloques exquisitos, el ambiente y la perfecta organización (catànies en el lote de inscripción: que n’aprenguin!) hacen de esta prueba una fiesta. Sí, soy muy pelota pero es que veo necesario el deshacerme en halagos para que no bajen el nivel: es difícil mantener alto el listón si no te reconocen el esfuerzo.


Fuimos la tira de competidores: más de 50 tíos y 6 hermosas y minoritarias chicas. A destacar el tercer puesto del hermano de Esteve, Ignasi, en su primera compe y en categoría de promoción. En categoría absoluta ganó Magí Cabestany que aun no se lo creé y en chicas gané yo haciendo algo que, muy a mi pesar, nunca más se repetirá: todos los bloques de la competición a vista. Creo que al final todo el mundo se fue contento para casa pues la cantidad ingente de regalos y premios –gentileza de TERRADESports de Muntanya, entre otros- casi me hacen saltar las lágrimas. Ya sabéis que los regalos me pierden, pero es que esta vez ha sido sonado: chaqueta windstoper Halglofs. Adorablemente amarilla. No paro de ponérmela y creo que los que me rodean empiezan a estar ya cansados; pues no les queda ná...

Y ya para acabar hoy con este tostón, una estadística que se me ocurrió hacer ayer mientras volvía a casa. La cosa viene a santo de que siempre se dice que competimos muy pocas mujeres en comparación con los hombres. He pensado -y ya veréis que nivelón intelectual tiene mi neurona- que seguramente somos pocas porque proporcionalmente también somos pocas escaladoras. Lo que he querido descubrir con este sencillo ejercicio es simplemente comprobar que la proporcionalidad de escaladoras/escaladores se mantiene tanto en roca como en competición. Para ello he cogido la base de datos del Xesca y me he puesto a “contar” –es lo que tiene tener un día de asueto-. Me ha parecido una fuente bastante fiable y representativa del colectivo, como mínimo de Catalunya. El resultado es estremecedor (o eso quería yo…). En realidad es totalmente esperable: 80% hombres; 20% mujeres. ¿Y en compes? Pues por ejemplo en esta última: 90% hombres; 10% mujeres. Mal. Pero en la de valencia de la semana pasada: 68.2% hombres; 31.8% mujeres. Excepcional.



No paséis demasiado calor.

domingo, 7 de junio de 2009

No hubo elección

Cuando me comunicaron que tenía que ser la presidenta de la mesa electoral de mi pueblo estuve varios días poniendo cara de fastidio cuando pensaba en ello. Hasta que me leí el librito que dan a los componentes de la mesa donde explica cuales son sus tareas, deberes y derechos. Entonces me enteré de que la presidenta es la mandamás de la mesa: puede parar las elecciones, hacer desalojar la sala e imponer el orden, es la autoridad máxima. Y como a mi no me hace falta demasiado para que se me suban los humos, ya me frotaba las manos imaginándome con dos mossos guapos y obedientes bajo mi mando: “A esa señora, la que no calla: sacadla de aquí. Y luego me hacéis un masaje en los pies y me traéis un granizado de limón. Rapidito, plis”.
El poder corrompe y a mi hasta antes de tenerlo. Por suerte para los electores, la jornada electoral está transcurriendo mucho más tranquila de lo que deseaba. Y lo digo en gerundio porque ahora mismo (14:00 pm) estoy presidiendo mi mesa electoral mientras tecleo estas palabras. De momento no llegamos ni a 50 votos y, la verdad, esto es un coñazo; aquí no hay ni vecinas plastas, ni mossos apuestos -o no apuestos-, ni nada que sea susceptible de ser mandado por mí y que complazca las alegres expectativas que me había hecho.
Esta mañana, entre elector y elector, he salido a tomar el sol y a leer en un banco que hay en la entrada; de vez en cuando me he despistado de la lectura y he observado las hordas de ciclistas que acostumbran a salir a rodar los domingos por esta zona. También he estado recordando con nostalgia el día de ayer: quién me ha visto y quién me ve. Ayer fue un día magnifico de competición, playa y paella valenciana.

Paseo playero con Marco y Helena. Una medusa muerta nos llamó la atención y eché la foto.

¿Qué os podría decir de la competición? Pues un montón de cosas, sobre todo teniendo en cuenta mi situación de aborrecimiento actual. Pero no quiero contagiaros de tan pesado mal contándooslo todo con pelos y señales. Resumiendo: la compe estuvo muy bien, con gran participación femenina (16!) y una ubicación perfecta. Ganaron Ramon y Berta y las vías, creo yo, estuvieron equipadas con muy buen criterio.

Itziar en la vía de la final.

En cuanto a mi, no tengo agujetas, cosa que de por sí es un logro, y estoy satisfecha con mi actuación. Quedé novena pero me fui con buen sabor de boca pues caí petada a cinco pasos del top.

Creo que nos dio una insolación. Pero esta vez la idea fue de Ramon...

Y ahora voy a leer al banco de la entrada a esperar a que llegue alguien para meterla en la urna mientras, seguro, con una sonrisa nos dice “si que estáis tranquilitos, ¿eh?”. Ni que lo diga, señor, ni que lo diga.

Nota a las 22:00 pm: Finalmente han votado 150 personas.

martes, 2 de junio de 2009

Segunda Pascua

En consonancia con esta fecha pascual –la ascensión- podría decir que me he sentido muerta…de cansancio. Pero por suerte, como una ya está más p’allá que p’acá, me he mantenido en este mundo, eso sí, a costa de un auténtico vía crucis.
La procesión empezó el sábado con el Campeonato de Bloque de España, celebrado en Barcelona y bla, bla, bla. No pienso decir gran cosa porque a día de hoy estáis todos más que enterados. Me robaron la exclusiva mientras celebraba la segunda pascua en Rodellar y ahora ya no puedo contar nada nuevo. Así que sí sois de los que aun no sabéis cómo fue la compe, pero os gustaría saberlo, yo os recomiendo el foro del 8a.nu (aquí) donde podréis leer unas opiniones auténticas y sin tapujos. Por mi parte, me gustaría destacar algo positivo y algo negativo sin mojarme demasiado. Personalmente, creo que la ubicación y la puntualidad estuvieron en consonancia con la importancia de la prueba, es decir, fueron óptimas. Por otro lado, y como algo a mejorar, estaría bien que para compes venideras alguna mujer se encargara de equipar los bloques de la categoría femenina, o como mínimo de supervisarlos. Por ejemplo, Berta Martín equipó los bloques hace un par de años y no hubo ningún tipo de queja pues esos fueron realmente buenos.

Dani Andrada empotrando -cómo no- la rodilla en el último bloque.

De todas formas, que me equipe los bloques una mujer, un hombre o un caballo me da lo mismo porque el nivel y la intensidad de esta competición actúan en mi cuerpecillo como armas de destrucción masiva. Aun tengo agujetas pero al menos hoy ya puedo estornudar o quitarme el jersey sin lamentarlo en demasía -nunca me imaginé usando esta palabra, y ahí la tenéis, lo que es la vida...-. Aparte, me quemé las piernas y la cara por quedarme dormida al sol. Pero a pesar de tan aparente tortura, disfruté de la competición.


Y así de dolorida y escocida me fui a Rodellar a ejercer de chica gri-gri el domingo –no podía aspirar a más- y a escalar un poco el lunes. Estuvimos por las ventanas con algunos amigos y conocidos que también tenían fiesta. A destacar la agresión de Esteve al estirar la cuerda con mala leche (la de no encadenar) mientras yo sacaba la cuerda del gri-gri, el cual me dio con ahínco en todo el morro. Primero, sangrado correspondiente, para luego quedar a lo Mike Jagger y finalmente adquirir un precioso “sangtraït” en el labio inferior. A ver, Esteve, como dijo Javi: si quieres acabar conmigo prueba con algo más sutil y sin testigos.
Ya lo veis, un finde de purgación.