miércoles, 16 de mayo de 2007

Memorias de una perra

Sí amigos, ya llega la estación del calor, es el momento de preparar el pelaje veraniego perdiendo pelo. Yo ya he empezado con la operación pelaje de verano 2007 que para las perras viene a ser como la operación bikini pero sin pasar hambre (al menos, no voluntariamente).
Todo esto aviva mis recuerdos vacacionales los cuales pasé felizmente en Rodellar. Ah amigos, eso sí que es vida: praderas soleadas, pozas fresquitas, reencuentro con las amistades caninas y sobretodo comida. Mucha comida. Comida al alcance de cualquier perro listo (aunque Marieta llame a mi inteligencia perruna desobediencia).
Os voy a contar un breve episodio de mi estancia en tal paraíso.
Era un día canicular y mis acompañantes humanos, como de costumbre, no me habían hecho ni un mísero sandwich. Así que en cuanto vi que dejaban las cuerdas en el suelo -señal inequívoco para mi- me largué en busca de aventuras. Bajé veloz de la Gran Bóveda y recorrí rauda el senderillo que lleva a la Surgencia. He de aclararos que me conozco Rodellar como la palma de mi pata. La Surgencia es mi zona favorita pues está llena de gente que escala, pasea, se baña o descansa con sus respectivas mochilas, bolsas o macutos. El caso es que mi olfato privilegiado me dirigió hacia un grupo de mochilas abandonadas de la mano de Dios, bajo la sombra de un arbolillo. Y ahí estaba, uno de mis favoritos, un largo, rojo, sabrosón y, sobretodo, no vigilado chorizo. Con gran disimulo y habilidad le hinqué el colmillo y eché a correr, cual galgo veloz.

Decidí, mientras me fugaba, encontrar un rincón para degustar el fiambre y fue entonces cuando me encontré con Miquel (el portugués). El muy maldito se dio cuenta del suculento manjar que llevaba e intentó apropiárselo. Me cerró el paso mientras decía: "¡Neula! ¿que llevas? ven bonita, ven". Pero, ¡ja! a mi me las van a dar. Lo esquivé sin dificultad alguna y finalmente logré encontrar una sombrita tranquila al lado del río. Allí degusté el chorizo que a mi parecer era de cantimpalo ...qué ganas tengo de volver...

Húmedos lametones amigos

4 comentarios:

Esteve Casas dijo...

Ai ai ai, Neula!

No te delates que tendremos que atarte a pie de via.

Tendrías que contar además como nos cobran tu estancia en el camping desde el día que estando nosotros escalando, te paseasete por el comedor, y demas sitios del camping para rapiñar cualquier cosa.

Txomo dijo...

marieta, dile a la nuria que se pone muy guapa cuando aprieta:
http://www.climbing.com/photo-video/gallery/copacatalana/index2.html

jajajajaja

Txomo dijo...

a ver ahora

Marieta dijo...

uoooo, fotos fotos!!!!
merci!!! jejeje