sábado, 5 de octubre de 2013

La primera enmienda


El domingo no es un buen día para mosquear a tu marido en el porche de tu casita en Kentucky, caso de ser mujer y de tener marido y casita en Kentucky. Pues una ley anacrónica ampara a los maltratadores siempre y cuando sea domingo y zurren a la esposa dentro de casa o, como muy lejos, en el porche.

De todas las leyes disparatadas que nos han ido contando últimamente aquí en Red River Gorge (Kentucky), esta es la más repulsiva de todas. Aunque hay otras más graciosas. Y es que esto es el Sur, en palabras de los propios americanos, un lugar retrógrado lleno de rednecks (así llaman a los más conservadores) donde cambiar las leyes no es fácil y conseguir un abridor de vino tampoco. 
Marta en un 5.11c, sector The Purgatory.
Lo del vino nos ha traído de cabeza estos días. En cuanto llegamos a Lexington nos dimos cuenta de que comprar tan delicioso brebaje nos era esquivo. En el supermercado (y menudo supermercado, Wal Mart para más señas) sólo se pueden comprar cervezas. Tuvieron que pasar un par de largos días antes de que pudiésemos comprar vino en una tienda autorizada a ello. Debo añadir que en el momento del pago nos pidieron el pasaporte para comprobar nuestra edad. Para saber si estábamos en la mayoría de edad, diréis (de acuerdo, nos conservamos muy bien, tomamos té verde por la mañana y ensalada por las noches, pero ninguno de los cuatro tiene pinta de menor de edad). Pues no, aquí te piden la documentación para comprobar algo mucho más decepcionante: saber si aparentas menos de 35 años de edad. Es algo que aún no he logrado entender, pero que espero hacer en breve. De momento lo único que nos podría preocupar es que no nos pidiesen la documentación...
En un estético 5.13a en el sector The Purgatory.
A todo esto que llegamos con el vino a nuestra cabaña en Lago Linda y, oh sorpresa –oh my God-, no había abridor de vino. De este modo, cada día, después de escalar, hemos ido buscando sitios donde poder comprar el punzante aparatejo que nos ha sido casi tan difícil de encontrar como la conexión wifi. En serio. Yo no sé cómo será en Silycon Valley, pero aquí el wifi no funciona por culpa de los árboles, o eso nos ha dicho la propietaria del cámping.
Esteve en un 5.13a, sector Motherlode.
En cualquier caso, dejo nuestras andanzas para un futuro post y vuelvo al tema de las normativas alcohólicas porque me tiene fascinada. Como sabréis, en USA cada Estado tiene sus propias leyes. En lo referente al drinking, aquí en Kentucky puedes beber tanta cerveza como quieras mientras conduces, la única condición es que no te emborraches. También me hace mucha gracia que aquí esté prohibido terminantemente enviar mensajes de texto con el móvil mientras se va al volante. Me pregunto en qué Estados sí se debe poder… más que nada para no ir. En este sentido, es todo un alivio estar aquí en Kentucky, por muchos tiros que se oigan a todas horas.

Retomando el tema del alcohol, resulta que aquí las zonas se dividen en tres: secas, húmedas y mojadas. Y esto no hace referencia a la pluviometría de la zona sino al tipo de bebidas que se puede comprar (y beber públicamente) en ella. Si estás en un condado seco significa que lo tienes chungo, no puedes comprar NADA de alcohol. Simplemente no venden ni sirven alcohol. Si estás en tierra húmeda podrás comprar cerveza y si estás en zona mojada podrás comprar de todo, en sitios concretos para ello, no en el súper. 
Oriol en el mismo 5.13a en The Purgatory, espectacular vía.
Esto es lo que os quería contar desde Ketucky donde seguimos contentos y motivados entre rednecks, serpientes (eso da para una colección de posts), ciervos, vías increíbles y prohibiciones de dudosa utilidad.

See ya later.

5 comentarios:

albertganxets dijo...

amb o sense vi, ja veig que ho passeu bé

ben divertida aquesta entrada, segur que entre birra i birra us descolloneu dels rednecks i les seves lleis absurdes

records a tots
també a l'oriolet. Diga-li que des del despatx bbbrrrrrrrrrrr jaja ja

AMALTEA dijo...

Te lo tengo dicho, no hay nada como una navaja suiza multiusos. Esas leyes parecen dictadas por la reina de los naipes de Alicia in wonderland.
Carai,qué lugar más estrambótico para pasar unas vacaciones, pero teniendo en cuenta que sois escaladores tiene su explicación. Desde luego, hasta esas rocas por las que trepáis parecen de otro planeta.

Abrazos mil.

Fernando dijo...

Buenas vacaciones M y cia.

Creo que leyes chocantes y costumbres curiosas hay un montón en ese lado del mundo... Que luego sean serías o queden en floclore... ya no sé.

A las malas con un martillo y un destornillador se mete el tapón para dentro.

Suerte

Lola Steiner dijo...

Oh que guai! Aprofiteu, nois!

Marieta dijo...

Albert: ara que ja hem tornat segur que el germanet t'ho ha explicat tot... o pot ser tot tot no, pregunta-li si s'ho va passar bé remant sobre el Lago Linda. jejejeje

Amaltea: sí hija sí, decir que hemos ido a los Estados Unidos para estar en Kentucky suena muy raro. Pero después de ver NY y Philly, me reafirmo! prefiero el countryside. Besis!

Fernando: hubo un día en que usamos la navaja multiusos y...sí, quedó el tapón destrozado y flotando por dentro. Por cierto! Hoy hemos ido al Grau dels matxos y gracias a un post tuyo nos hemos podido ubicar :) Merci!!!

Lola: fet!